Calderas de pellets


 
Rendimiento de hasta el 96.3%

Una turbina de aspiración integrada aspira los pellets hasta el depósito de almacenamiento. Desde allí son transportados los pellets por un tornillo sinfín de dosificación hastael carril de descarga y caen a través de éste a la parrilla del quemador. Un encendido automático por aire caliente inflama los pellets. La regulación de combustión DCC con sonda lambda y sensores de masa de aire controla el proceso de combustión: la sonda lambda controla la sincronización del tornillo sin fín de dosificación y la alimentación de oxígeno. Con ello se garantiza una combustión limpia en todos los rangos de potencia. El intercambiador de calor transfiere la energía de los gases de combustión calientes al agua. La limpieza del sistema de caldera y del intercambiador de calor se realiza automáticamente.


Fiable: Secuencia totalmente automática, desde los preparativos de arranque hasta la limpieza del emparrillado. Piezas con poco movimiento mecánicos gracias al sistema DCC (Dual Combustion Control). Elevado rendimiento gracias a la limpieza cíclica del intercambiador de calor.

Práctico: Emplazamiento sin problemas en el lugar de propia elección gracias a la conexión flexible con el sistema de almacenamiento de pellets.

Cómodo: Reducidas exigencias de mantenimiento y limpieza gracias al uso de materiales de alta calidad en la cámara de combustión.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar